Carolina Tovar: La cultura del atletismo como estilo de vida

Carolina Tovar nació el 10 de julio de 1975 en Asunción, Paraguay. Con tan solo 14 años, elevó su nombre en la cumbre del atletismo nacional, posicionándose como recordista absoluta (siendo menor) en salto alto, con marcas inalterables hasta la fecha (Camila Pirelii, su prima, igualó su registro en el 2013). Dos medallas de plata sudamericanas, una de menores y otra juvenil, son algunos de sus logros .

Carolina Tovar (42), recordista nacional en salto alto.

Carolina Tovar (42), recordista nacional en salto alto.

 En 1988, con 13 años, su profesora de Educación Física en el Colegio Internacional, Estela Lezcano, vio en ella un talento que podría ser explotado. La docente, recomienda a sus padres que la lleven a la pista de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) y, desde ese momento, empieza una brillante carrera, no solo en lo deportivo, sino también en el ámbito personal y profesional.

 En la pista de carbonilla de las FF.AA., acompañada de la mano de su madre, Carolina se alista con el profesor Claudio Zúñiga (+), y empieza a dar sus primeros pasos en el atletismo, pisadas que en su momento fueron medallas o plusmarcas, pero que hoy son huellas imborrables.

Al ver el cuadro de récords nacionales en la prueba de salto alto, encontramos el nombre de Carolina Tovar en las categorías U-16, U-18, U-20 y mayores con un registro de 1 metro con 68 centímetros, marca que logró en el Torneo Sudamericano de Menores (TOSAME) celebrado en Lima, Perú en noviembre de 1990.

Menores que debió realizarse en Paraguay en octubre de 1990.

Medalla del Torneo Sudamericano de Menores que debió realizarse en Paraguay en octubre de 1990.

En octubre de ese año, Paraguay debió ser sede del TOSAME, pero debido a unos inconvenientes en la organización, según relatan los recortes periodísticos, se suspendió días antes del inicio. Aprovechando la presencia de algunas delegaciones en el país, la Federación Paraguaya de Atletismo (FPA) decide armar un torneo de confraternidad. En dicha ocasión, Carolina finaliza primera en la prueba, teniendo como máximo competencia a la argentina Marcela Savio.

Recorte periodístico anunciando la cancelación del Sudamericano de Menores e invitando al torneo internacional de confraternidad.

En noviembre, ya con 15 años y con 1,64 como mejor marca, Carolina viaja rumbo a tierras incaicas con el precedente de su performance en Asunción y la ilusión clavada en conquistar la medalla de oro. Ahí se encuentra con la chilena Soledad Harambour y la local Ximena Guzmán.

1 metro y 68 centímetros fue la marca máxima de las tres competidoras que se ubicaron en el podio. En la altura 1,71, las tres contendientes echaron el listón, quedando la trasandina en el primer lugar por tentativas; Carolina Tovar con medalla de plata y récord nacional absoluto y de todas la categorías, y con la peruana compartiendo el podio.  

Al año siguiente, Paraguay organiza otros Sudamericano, esta vez juvenil, y Carolina se reencuentra con la chilena Soledad Harambour. Con un salto de 1,60, la compatriota se colgó la medalla del segundo puesto, quedando Soledad en el primer lugar con 1,65.

UNA VIDA ENTORNO A LA CULTURA DEL ATLETISMO

En 1993, la vice-campeona sudamericana finaliza sus estudios secundarios y, al año siguiente, se inscribe en Nutrición de la Universidad Uninorte. Hoy es una renombrada profesional y asegura que el atletismo fue pieza clave para incursionar en el mundo de la alimentación.

“El deporte te da disciplina y genera buenos hábitos. También te da un ritmo de alimentación y es cuando me meto en esto. En mi época de atleta vivía de nutricionista en nutricionista. No habían nutriólogos”, asegura Carolina.

Carolina también recordó a su entrenador, Claudio Zúñiga, cuyas enseñanzas no solo las aprendió y ejecutó en su momento, sino que también ahora las implementa con sus hijos.

“Yo entrenaba de noche, lloviznas, frío de pelar, y Zúñiga me decía: Te veo en media hora. No había música, walkman, nada. Éramos mi alma y yo trotando. Había la cultura del esfuerzo y mi entrenador me decía: “El campeón es el que entrena cuando no tiene ganas de entrenar, porque que fácil sería cuando solo tenes ganas”. Esa frase de Zúñiga la pongo en práctica en todos los momentos de mi vida y también la implemento con mis hijos”.

,